Seguramente todos hemos oído más de una vez la frase “Nosotros sí que sabíamos divertirnos” y, probablemente, de nuestras mismas bocas. Muchos nos llevamos las manos a la cabeza, pensando en la cantidad de tiempo que pasan los niños de hoy en día, mirando alguna de las múltiples pantallas que tienen a su disposición (televisión, ordenador, móvil, tablet…) o, en el peor de los casos, con varias a la vez.

Entonces, ¿por qué no nos preocupamos más de enseñarles cómo nos divertíamos nosotros? Algunos pondrán la excusa de la falta de tiempo y es que siempre es más fácil ponerle a un niño un vídeo en el móvil cuando está comiendo, mientras uno aprovecha para ir fregando o contestando mails. El resultado de este “recurso” puede ser mucho más nocivo de lo que nos pensamos y es que, ya hay estudios que demuestran que “casi la mitad de los menores lo utiliza la tecnología de un modo excesivo y no controlado, con un incremento importante en las horas de conexión que afecta de forma directa al rendimiento escolar.”

pantalla

Hay muchas alternativas de ocio y diversión al aire libre, casi tantas como los beneficios que les aportan.

Jugando al aire libre, los niños y niñas no solo ejercitan sus músculos en pleno desarrollo, sino que también obtienen múltiples efectos positivos para sus pequeñas mentes, también en desarrollo. Desde promover una actitud más pacífica y armónica, el aumento de su creatividad o el desarrollo de su estimulación sensorial, hasta la mejora de sus relaciones sociales. Todo ello probado científicamente con mediciones de los niveles de hormonas como la dopamina (encargada de activar nuestro cuerpo), acetilcolina (responsable de nuestra capacidad de concentración), serotonina (que reduce los niveles de estrés) y endorfinas (que transmiten calma y paz).

Ahora que ya te hemos convencido, te dejamos algunos ejemplos para que le propongas a tu hijo como alternativa a las pantallas y para sacarle todo el partido a los días de sol y buen tiempo:

  1. ¡Merendola! Aquí la recomendación es intentar hacer un picnic saludable, lo cual no tiene que ir reñido con la diversión. Se lo pasarán genial y podemos fomentar valores como el compartir o el colaborar en la organización y recogida.
  2. Ruta en bicicleta. La bici es un deporte apto para todos los públicos y con el que se puede disfrutar mucho en familia. Recomendamos que un papá vaya al frente de la expedición y otro al final, ¡para mantener controlado a los jóvenes ciclistas!
  1. Yoga para toda la familia. El yoga para los niños es un excelente ejercicio que les ayudará a ejercitar su cuerpo de una manera diferente a la par que muy saludable.
  1. El juego del pañuelo. Back to the basics! Este clásico siempre funciona. Les enseña valores de equipo, animándose unos a otros.
  1. ¡Exploradores! Salir a conocer la naturaleza con un libro de biología para niños les entretendrá de una manera didáctica, aprendiendo sobre plantas, flores o bichos.

 

Juegos de pompas de jabón

Los juegos de pompas divierten a niños desde los 3 años hasta preadolescentes. Con las máquinas de Pompas podemos activar un torrente de pompas para que los más pequeños disfruten explotándolas, con los juguetes de pompas Gigantes los niños más mayores podrán recrearse y esforzarse a ver quién es capaz de hacer la pompa más grande.

Sin duda, Gazillion es un gran aliado en este tipo de juegos, ya que ha sido capaz de crear máquinas de pompas como Tornado, capaz de hacer más de 4.000 pompas por minuto, juguetes de mano, fáciles de transportar y llevar la diversión a cualquier parte, y juguetes para crear pompas gigantes. Además, los papás y mamás pueden estar tranquilos, ya que la fórmula especial para pompas creada por Gazillion, no solo crea pompas más brillantes, resistentes y coloridas, sino que además es ecológica, no es tóxica y no mancha ni la ropa ni los muebles.